FRASES PARA MIMAR EL ALMA

LO QUE HOY ES TU META, MAÑANA SERÁ TU SALIDA.

martes, 9 de marzo de 2010

MARATON DEL SAHARA: CRONICA 4, LA CARRERA

Por fin llegó el lunes, hoy corro mi primera maratón...

Lunes 21:

Hoy es el gran día, son las 4 de la mañana y apenas he pegado ojo, me duele la espalda, ya son 3 noches durmiendo en un colchón de espuma y la espalda empieza a resentirse...una hora por delante hasta que suene el despertador para imaginar cómo será la carrera, que veré, que sentiré, acabaré?... mis sensaciones son buenas...1:28"en la media de Sa Pobla... otros 21 más....4h estará bien... nos quedamos dormidos...suena el despertador, son las 5 de la mañana.
Aunque la organización daba de desayunar preferimos hacerlo en casa, más tranquilos, con baño para 8 y no para 500.
Preparamos los bártulos, elegimos camiseta...lo llevamos todo y salimos hacia Protocolo, centro del campo de refugiados y punto de encuentro.

Los cinco campeones listos para tomar parte en la carrera


Subimos a los autobuses, nos quedan más de 50 km hasta llegar al campo de refugiados de El Aaiun, donde se dará la salida.... tras 1 hora y 15' llegamos al destino.


El ambiente es impresionante, banderas saharauis por doquier y gente para arriba y para abajo. Música de la tierra, se espera al presidente de la República Saharaui que será quien dé la salida.



Ya estamos impacientes, hace un día agradable, son las 9 de la mañana y estamos a 24º... el ambiente es muy distendido.



Se da la salida...todos a correr, voces por todos lados, gritos de los saharauis de ánimo...me uno a Javi... un momento de confusión, la cabeza de carrera se parte,unos van por la derecha, el resto por la izquierda, nos paramos, nos reagrupamos y volvemos a correr...me invade la felicidad.



Tras los primeros 500 metros entramos en el campo de refugiados de El Aaiun...las familias llevan horas esperándonos con sus mejores galas, sus banderas e incluso los niños no han ido a la escuela para ver pasar la carrera.



Durante un rato nos acompaña un pequeño saharaui que apunta maneras, incluso nos vacila dejándonos atrás...preguntarle que tal le van las adidas.


A la mitad del campo de refugiados se nos hace un pasillo como a los mejores futbolistas..



Llegamos al primer avituallamiento en el km 5...y se nota que es el primero, apenas hay agua.



Ya estamos en km 7,5 - avituallamiento 2. A partir de ahora cada avituallamiento está a 2,5 km lo que será de agradecer sobre todo en la parte final.



Llegamos a los primeros 10 km- avt 3... desde el inicio de la carrera lo hacemos junto a Javi, no lo habíamos hablado pero el ritmo para ambos es bueno... entre 5:30 y 5:15 por km.



Km 12,5 - avt 4. Nos encontramos bien, mantenemos el ritmo y junto a Javi vamos charlando un poco y se nos va pasando casi sin darnos cuenta. Empezamos a adelantar a gente, sobre todo a jóvenes saharauis que muchos de ellos se suben en camiones para bajarse más adelante, o como nos contaba Diego, el director de carrera, algunos con dorsal de marathon corrían los 10 km y los cronometradores se volvían locos al ver que habían batidos varios récords del mundo, je,je.


Ya estamos en el km 15 - avt 5. Como se puede apreciar en todos lo vídeos un racheado viento nos acompañó durante toda la carrera...por suerte de momento lo llevamos a la espalda.



Antes del km 17,5 contactamos con un grupo de veteranos...que a la postre se convertiría en mi salvación de cara a finalizar el maratón. Gente de Cantabría, Madrid, Cordoba...gente experimentada, con más de 5 maratones en el Sahara e incluso con victoria. Todo un lujo correr rodeado de esta gente. Miguel, Ramón, Juanma... gracias



Entramos en el campo de refugiados de El Aoserd, desde donde se ha dado la salida de la media maratón y donde nos espera una multitud de personas para darnos ánimos. Como se ve en el video en esta parte del recorrido el terreno cambia, encontrandonos más arena y menos piedra, hasta ahora hemos hecho el camino fácil.



Ya estamos estamos en el corazón de El Aoserd, un escalofrio nos corre la espalda, llevamos casi 20 km, el cansancio se empieza a notar en las piernas, la sensibilidad está a flor de piel al ver toda aquella gente animando...



Hemos llegado a la media maratón, 21 km por el desierto del Sahara...o eso creemos, por que el GPS de javi siempre muestra que llevamos más km de los que se nos indica en los carteles o por la posición de los avituallamientos, pero eso no es lo más importante, aunque próximos a la media maratón el cansancio acumulado en las piernas se empieza a notar y cada avituallamiento es un Oasis en el caluroso desierto. Decir que las sensaciones eran buenas, de mente estábamos muy bien , charlando incluso, aunque al haber acumulado 21 km más o menos lo notábamos en las piernas.



A la salida de El Aoserd nos encontramos con otro avt, que debe de ser el 8, km 22,5 pero ya hemos perdido la cuenta, tras esto nos esperan los 5km de dunas...




Tras unos 2 km comienza las temidas dunas, aunque no son sólo de arena, ya que también tienen piedras pequeñas, a estas alturas de carrera, con 23-24 km encima tener que subir unas hermosas dunas de más de 40 metros de pendiente se nota en las piernas.... y ahora me viene a la mente una conversación mantenida con Javi 2 días antes de la maratón, donde hablamos que no era lo mismo "hacer" una maratón que "correr" una maratón, y aunque mi objetivo principal es si no era la maratón, si no una excusa deportiva para emprender el viaje, para emprender mi primera gran aventura, en estos momentos, donde los veteranos subían las dunas andando, Javi, espoleado por mí, las subíamos corriendo. Aunque la idea inicial era acabar el maratón, en lo profundo de mí, de mi vena competitiva, quería acabar el maratón sin tener que andar...creía que podría, es más me veía fácil para hacer 4 horas...




Debemos estar por el km 28 o 29, y seguimos frescos, incluso le damos la cámara al gran Miguel Caselles para que nos grabe y así poder saludar a la familia.




Por el camino encontramos a participantes saharauis que a falta de más de 15 km para la meta lo están pasando realmente mal.




Pasamos las dunas más cómodos de los que pensamos, y ya sólo faltan unos 12-13 km. Corres y mires para donde mires solo ves una delgada línea que separa la arena del cielo...



Bueno, esto ya es la bomba, grabando por detrás, corriendo de espaldas, el Pedro está como una rosa...pero en breve....gancho directo del Sahara Marathon 2010 en el rostro.



Este es el último registro que tengo del maratón, debía de ser el km 32-33, además de que se me acabó la batería de la cámara el cansancia apareció por arte de birlo birloque, un acuciante dolor de pubis, recuerdo de mi operación de osteopatía de pubis salía a relucir tras 10 años desde la operación



Que contar a partir de aquí...el dolor iba en aumento, de cabeza iba bien, aguantaba el ritmo, el cual ya había bajada a 6:00, 6:30 el km.
Quedamos 5 en el grupo inicial, Javi, el gaditano, Juanma, de Cantabria, Ricardo y Miguel de Madrid y yo. En el km 34 Juanma y Ricardo se sienten fuertes y se van, Javi hace lo propio en el 35 y nos quedamos Miguel y yo. Durante los próximo 5 km son una lucha mental por no pararme, sólo lo hacemos en los avituallamientos y me cuesta horrores volver a empezar a correr, pero el gran Miguel tira de mí.
Durante estos km sólo miro las zapatillas de Miguel, unas Nike, grises y naranjas...que grande Miguel siempre estarás en mi mente cuando recuerde esta aventura.

Llegamos a Smara, el campo de refugiados que conocemos bien pues llevamos 3 días allí, y lo primero que se divisa son las antenas que están a escasos 100 metros de la meta. Las tenemos a unos 500 mts a nuestra derecha, pero no, hay que rodear el campamento para llegar a los 42,195 km estimulados. Quedaban con correr 1 km hacia abajo con las antenas a nuestra derecha, girar hacia la derecha para recorrer otro km, para finalmente volver a girar a la derecha para subir el último km hacia la zona de deportes de Smara. En estos momentos llega Ramón por detrás que se había quedado a esperar a un compañero, nos alcanzan y Miguel se va con ellos.

Me quedo sólo después de algo más de 38 km, aguanto lo que me parecen una infinidad de kms, pero tras 500 mts no me queda más remedio que andar, y no quería, pues sabía que en el momento que andara no podría volver a correr. Pasamos los últimos 2,5 km totalmente derrotados física y mentalmente. Mucho más mentalmente, tocado en mi orgullo. Mi mente desecha la idea de volver a correr...quiero que me devuelvan el dinero de la PTST, no quiero correr nunca más, cada 50 mts necesito parar para estirar, se me suben los gemelos, las plantas de los pies, hago un amago de volver a empezar a correr, pero 2 pinchazos en los cuádriceps me dicen que ni lo intenté. Mil pensamientos acuden a mi mente, derrota...tan sólo 2,5 km por llegar a meta...me pasan como 20 o 30 personas en las mismas condiciones que yo, pero que entre corriendo-andando avanzan a pasos agigantados a mi lado.

El estupendo viento que hemos llevado durante toda la carrera en la espalda ahora se torna un duro enemigo y nos pega de cara con toda su fuerza...pero paso a paso logramos llegar a la entrada de la zona deportiva delimitado por banderas del Sahara. Apenas 500 mts...los niños ya no te animan, te preguntas si les regalas la gorra, las zapatillas, como no contesto me preguntan por que no hablo, la única respuesta que puedo dar es levantar un pulgar en señal de que todo está ok, que acabo sí o sí. Ya veo la meta, 200 mts, mientras volvemos a empezar a correr en un trance donde ya no notamos el dolor y en nuestra mente sólo cabe el pensamiento de cruzar la meta corriendo, echamos mano en la mochila, sacamos la bandera de ABDEM que hemos llevado todo el camino y nos la colocamos delante, cruzamos la meta entre aplausos y ánimos de gente a la que no podría reconocer pues sólo veía siluetas.


HE ACABADO MI PRIMERA MARATÓN y aunque en aquel momento no valoré este hecho, y me invadía el pensamiento de que había sucumbido y había tenido que andar, ahora desde la distancia y volviendo a recordar aquellos momentos una sonrisa se esboza en mi cara.


Lo que no puede contigo te hace más fuerte... corrí los 10 km del Club Amistad 5 días después, estoy ansioso por correr la PTST y este fin de semana toca Tossals... de hecho, un par de horas más tarde, ya recuperado e incluso saliendo a pasear con Javi, en mi cabeza nacía una nueva idea, volver al Sahara para acabar la maratón corriendola... pero esta vez entrenando, lo juro, ja,ja,ja



Foto del inseparable compañero que conocí en el Sahara,
Javi, juntos en la meta del Sahara Marathon 2010.

Saludos a todos y recordad, moved los CRAZYFEET, aunque sea andando, que a cada paso la meta está más cerca.

5 comentarios:

  1. Me ha encantado leer esta crónica. Has hecho que me plantee correrla en 2011 0 quizás el 2012. Precioso!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. ese Peter, ese Peter, eh! eh!. Aunque no ganaras para nosotros eres el campeon. Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Pedro! Que imágenes más bonitas. Me ha dado mucha pena como cuentas que tuviste que continuar andando, pero al final la acabaste y la experiencia es tuya!! CAMPEON!

    Un beso
    Ana

    ResponderEliminar
  4. Hola a todos:
    Anónimo: te gustará un montón y la experiencia lo vale.
    UGE, muchas gracias...hace tiempo que mi objetivo no es ganar.
    Ana... después de estas 2 semanas mi pensamiento ha cambiado y ahora valoró mucho más haber acabado un maratón por el desierto sin haberlo preparado. haber si quedamos y os enseño las fotos.

    ResponderEliminar
  5. Pedrito!! nos llamamos para quedar y ver esas fotos, yo os tengo que enseñar algunas también, mi experiencia por Marrakech no tiene desperdicio tampoco. Dile a Blanca que la llamaré o que me llame para organizar algo.

    Un beso bombón!
    Ana

    ResponderEliminar