FRASES PARA MIMAR EL ALMA

LO QUE HOY ES TU META, MAÑANA SERÁ TU SALIDA.

sábado, 30 de noviembre de 2013

Día 34: Laos-Tailandia: Volamos a Bangkok.

Parafraseandome a mi mismo..."Amanace en ...", pues no, a las 4:30 suena el despertador y a las 5 estamos montados en el tuk-tuk camino del aeropuerto; hoy nos adelantamos al amanecer y sí, el tuk-tukero el mismo de ayer, el tipo se porto muy bien en el colegio.
Última foto en Laos, el turbo hélice nos espera. 


En el último suspiro foto de las montañas de Luang Prabang envueltas por las nubes.

Despegamos, por la ventanilla vemos el rio Mekong, y mil recuerdos me vienen a la mente,  nos ha acompañado durante gran parte de nuestro viaje... lo hemos cruzado de un lado al otro, del otro a este, lo hemos navegado, hemos pedaleando paralelo a él durante cientos de km, y ahora lo sobrevolamos. 


Según cogenos altura la belleza va creciendo... lo flipo.

Un manto de nubes bajo nuestras alas,  las hélices empujando el avión y yo, disfrutando de la belleza, una tónica en todo el viaje,  esta vez en el aire.

Llegamos al Atrium boutique Hotel, el mismo que nos acogió el primer dia, y los recuerdos de ese día vuelven a nuestra mente...el desempaquetado de las bicis, montarlas, poner las alforjas y sobre todo cuando emprendimos la marcha camino de la estación de tren para cruzar la frontera.
Salimos dirección a los grandes centros comerciales, a dar una vuelta y ver que tal están los precios.  En World Central es un Porto Pi a lo gigante,  más de 7 plantas de tiendas de marcas internacionales y de lujo; los precios por las nubes, hemos pasado de comer en pueblos que no salen en el mapa con gallinas entre las piernas al lujo.
El centro comercial con pista de hielo de 50 mts
Salimos a comer en un puesto callejero de los que abarrotan las aceras... este con extractor de humos hecho con la tapa de una olla.
Una vez fuera oímos un griterío increíble y se confirma la advertencia que nos hizo una canadiense en Luang Prabang, que en Bangkok habia revueltas contra el gobierno por la liberación de unos presos.

Pensamos entonces en ir a koh San Road, pero el tuk-tukero que hemos parado nos dice que el casco viejo está cerrado y que para llegar hay que dar una gran vuelta por el otro lado del rio. Casi mejor que nos quedamos por aquí, así que entramos en otro centro comercial.
Los rascacielos de Bangkok, de película.

Julián flipando con su helado del McDonald's, como se lo remira, es la primera vez que prueba uno,  serán raros estos valencianos.

Salimos y nos sumergimos en los mercadillos nocturnos que nacen a los pies de los centros comerciales. Los rascacielos empiezan a encender sus luces y el paisaje es impresionante.

Salimos del hotel de Luang Prabang a las 5 de la mañana y son las 10 de la noche cuando llegamos al hotel.

De miles de camisetas,  esta tenia mi nombre...
"Si quieres hacer del mundo un lugar mejor, mirate a ti mismo y haz un cambio"
Mañana teníamos previsto visitar la ciudad, pero en vista de los acontecimientos políticos supongo que volveremos por los centros comerciales.
Buenas noches. 

viernes, 29 de noviembre de 2013

Día 33- Laos: Luang Prabang, baño en la cascada Tat Sae

Salimos del colegio con la sonrisa en la cara, con los ojos húmedos y la cabeza llena de pensamientos entre trompicones del tuk-tuk por lo bacheado del camino, el tuk-tukero se ha estado allí esperando con nosotros las 2h sin decir ni mu...así que desde allí nos dirigimos a las cascadas Tat Sae, uno de los atractivos de Luang Prabang... con unas aguas azules impresionantes....eso, en otra entrada... que es esta, y aquí estamos, los 3 subidos en una barcaza cruzando el rio
 
 
 
Bajamos de la barca y nos dejamos impresionar por las cascadas, un agua azul turquesa lo baña todo, a pesar de los turistas la estampa es mágica...y ver un elefante dentro del agua...pufff sin palabras
 
 
Era una atracción turística, pero con las cascadas y encima de un elefante dentro del agua ...
sin palabras
 
 .
 
Ayer por la noche hablamos con unos españoles que para variar, llevan meses viajando. Son los que nos recomendaron ir a ver las cascadas. Y entre sus recomendaciones estaba la de andar un par de km y poder bañarnos solos en las cascadas que hay más arriba. Para allá que nos fuimos por un sendero que recorría paralelo a las cascadas, la selva...árboles retorcidos, lianas, el canto de pájaros salvajes...de película...
No nos lo pensamos 2 veces y en gachumbos al agua...joder que fría...
 
 
Con la go pro lo pasamos pipa, y la belleza del lugar increíble.
 
 
Después de 20' y rozando la hipotermia decidimos salir e ir a comer algo...venga una última foto
 
 
Para celebrarlo salimos a dar una vuelta al mercado nocturno y cenar en un buffet. Pero no un buffet al uso, uno callejero, con comida a cual más rara. Además lo curioso es que aquí los buffets consisten en coger todo lo que te entre en un plato, no puedes volver a repetir, así que ya os podéis imaginar los platazos de la peña, pero sobre todo como se las ingenias para poder llenar más el plato sin que se caiga...el truco es poner hojas de lechuga en los bordes a modo de pared, jajaja
 
 
Después una vuelta por el mercadillo para comprar cuatro regalos...y para hacer un poco el tonto....
os acordáis, joder la gorra de Arale!!!
 
 
En el mercadillo encontramos un puesto de sellos sobre piedras de mármol, nuestra nota, una más entre cientos de ellas, quedará en Luang Prabang para el recuerdo.
 
 
 Jose Luís ya tiene su sello rutas del silencio.
 
 
 
Buenas noches, el viaje está llegando a su fin pero los 2 días que hemos pasado en Luang Prabang los recordaremos toda la vida, visitamos posiblemente el mejor colegio de los 5, y nos bañamos en las cascadas Tat Sea los 3 solos en medio de la jungla... mañana Bangkok!!!

Día 33-Laos: Luang Prabang, visita al colegio de niños sordos

Nos queda un día para conocer Luang Prabang, y por lo visto ayer por la noche, promete mucho. Hoy lo primero es ir a buscar el colegio de niños sordos que en Vientiane nos dijeron que había aquí.
 
Después de esperar 20 minutos al tuk-tuk que él del hotel había llamado, pues sabía donde estaba el colegio... nos quería tomar el pelo con el precio, así que lo dejamos allí plantado y salimos a la calle, en 1 minuto tenemos a otro por un precio más justo. Suena mal, pero aquí funciona así la cosa...ahora esperemos que sepa llegar al sitio jajaja
 
Después de media hora y un par de paradas a preguntar llegamos al cole... y nos recibe una monja...upsss con la iglesia hemos topado... y menos mal, desde el principio todo amabilidad, enseguida nos dijo que pasáramos a visitar las clases. De grabar y fotos, ni un comentario. La verdad que esta es la actitud que nosotros pensábamos encontrar en todos los colegios, y la misma que Jose Luís nos había contado que era la habitual en los países por los que había viajado, pero en Camboya y Laos las dificultades han sido lo habitual en todos los colegio.
 
La monja al ver el escándalo que se está formando nos invita a pasar al aula de conferencia y todos los niños para allá...todos sentados y en fila...que grande la monja.
 
 
 
Jose Luís empieza a contar sus viajes, su experiencia, el conocer a niños sordos, y los niños se vuelcan con nosotros. El ritual de los nombre se repite al igual que en los anteriores colegios.
 
Al principio nos hacemos fotos por filas, no vaya a ser que sor Laos se nos enfade...
 
 
Pero luego a pesar de la ordenadas filas del inicio, al final el tema se desborda, como era lógico y como nos gusta a nosotros, jajaja...foto por aquí y foto por allí...alegría
 
 

 
Les encanta hacerse fotos, cuando pongo la cámara frontal y se pueden ver ellos mismos en el mvl, se desata la locura jajaja
 
 
Durante la fotos vemos que un niño lleva una camiseta con una clara alusión a los sordos, el símbolo de te quiero con un corazón... enseguida le preguntamos donde la ha comprado y como la podemos conseguir. La monja nos dice fue un pedido del colegio.
 
 
 Para nuestra sorpresa, los niños empiezan a desaparecer del aula y poco a poco todos vuelven corriendo otra vez luciendo su camiseta azul, ostras que bonito!!! y la monja sale con una camiseta azul. Jose Luís lo flipa como dice él, y en 2 segundos está enfundado en su camiseta...si,si enfundado, que es un talla M, algo justa para Jose Luís jajajaja
 

 Después de la fría acogida del colegio de Vientiane por parte del profesorado, que no de los niños, y el poco interés por parte del director del centre, te vienes aquí y es una fiesta, pues te da pena no haber venido aquí con las bicicletas y regalarlas aquí, es una pena, pero hace una semana no sabíamos a ciencia cierta si ni siquiera iba a ver colegio en Vientiane, como para venir a Luang Prabang, 400 km más al norte. Bueno, al final los que van a disfrutar de las bicicletas van a ser los niños.
 
Ultima foto de familia antes de que se vayan a las aulas a seguir con sus clases diarias
 
 
Un último adiós y pasamos por las clases a despedirnos. volvemos a ver el libro de lenguaje de signos que vimos en Vientiane. Lo ojeamos y vemos que se hizo gracias a la ayuda de 2 chicas americanas en 2009. Gracias 
 
 
Nos subimos al tuk-tuk y todos los niños salen de las clases a despedirnos, una imagen impresionante, adiós con el corazón
 
 
 
Salimos del colegio con la sonrisa en la cara, con los ojos húmedos y la cabeza llena de pensamientos entre trompicones del tuk-tuk por lo bacheado del camino, el tuk-tukero se ha estado allí esperando con nosotros las 2h sin decir ni mu...así que desde allí nos dirigimos a las cascadas Tat Sae, uno de los atractivos de Luang Prabang... con unas aguas azules impresionantes....eso, en otra entrada.

jueves, 28 de noviembre de 2013

Dia 32- Laos: Vientiane- Luang Prabang, 10h de mini bus

Una vez más a las 6:15 de pie, a las 7 viene el tuk-tuk a buscarnos para llevarnos hasta la estación de autobuses y montar en nuestro super VIP bus, 9h hasta Luang Prabang...una vez más...esperando, las 7:30...hombre!!! el tuk-tuk. Vuelta de reconocimiento por los hoteles para buscar al resto de incautos.
 
Que felices nos las prometíamos, un VIP bus a Luamg Prabang y allí la posibilidad de visitar otro colegio.
 
 
 
Llegamos a la estación de autobuses y .... eing!!! un mini bus, joder si en un autobús ya vas justo, no me imagino en un mini bus, como lo llaman aquí, porque realmente es una furgoneta  con 5 filas de asientos y la bici al techo no sin antes tener que mediar por teléfono con el tipo de la compañía del mini bus porque decía que la bici no...ok, refound my money...ok, the bike on the top the mini bus.
 
Ya sin bicis, ahora solo vemos alforjas y mochilas por todos lados.
 
 
 
Después de quejarnos amargamente durante más de 400km de que el paisaje de Laos era bastante pobre, empezamos a ver, en nuestro camino hacia el norte, unos paisajes increíbles. Unas montañas afiladas como dientes.
 
 
Todo héroe necesita descansar, aunque aquí Jose Luís nos pilló a traición. Acabamos con el cuello y la espalda rota. Después de madrugar u el traqueteo del mini bus, el recuerdo es el de pasarme más de la mitad del trayecto entre sueños 
 
 
 Poco a poco, km a km, curva a curva, vamos ascendiendo por la cordillera para llegar a su punto más alto sobre los 1500 mts para luego volver a descender hasta Luang Prabang a orillas del omnipresente Mekong. 
 
Como dice el refranero español... "donde las dan, las toman", jajaja 
 
Al menos cumplieron las horsa prometidas y tras 9 largas horas llegamos a Luang Prabang... sí, en esa furgoneta íbamos 10, y menos mal, porque era de 15 plazas...
 
 
Otro Tuk-tuk hasta el hotel y una pequeña vuelta por un mercadillo nocturno. Vemos poco de la ciudad, per lo poco que vemos nos impresiona, tiene unas cafeterías y restaurantes muy cuidados, Mañana la visitaremos mejor. 
 
 
Salimos el 26 de octubre de Mallorca en mangas de camisa, hoy, también 26, pero de noviembre y también en mangas de camisa somos conscientes por primera vez de que estamos cerca de las fiestas navideñas...así que FELIZ NAVIDAD DESDE LAOS!!!
 
  
Buenas noches y abrigaros que nos cuentas que hace frio por allí.

Día 31-Laos: Vientiane, regalamos las bicis...gracias BIMONT!!!

A las 8:30 como habíamos quedado con el profesor nos presentamos en el colegio. Los primeros saludos con los niños que no estaban ayer y sonrisas y miradas cómplices con los que ya nos conocían. 

El profesor nos dice que esperemos al director, que esta ocupado. Para ganarnos la confianza del profesor y que juegue a nuestro favor, Jose luis le pone el video de su viaje a la India. Enseguida vienen 2 profesoras más a ver el video....y eso es India,  y son sordos?, todos? Ufff cuantos. ...si?

En 20' estamos los 3 con cara de buenos delante del director. En mi mejor inglés le explico que es rutas del silencio,  la labor que hace Jose Luís y el propósito de nuestro viaje. Este también tiene que consultarlo con otro jefe...salimos y en 5' el profesor recibe la llamada confirmando que podemos grabar. ..YES!!!
 
Allá que nos vamos a las aulas!!!
 

Visitamos las 5 clases, formadas por niños de edades dispares. Las clases se hacen según el nivel de los alumnos. 

Después en el aula de informática,  nos alucinó que tuvieran una,  les pusimos el video de Jose Luís en la India, todos embobados viendo el video. 
 
 

Sobre las 11 comen, así que todos al comedor.  Sticky rice con verduras,  me llamo la atención que entre varios amigos compartieran la misma bandeja,  aún cuando comían con las manos,  impensable en un colegio español. 
 

Después de que comieran y ver el video fuimos todos al patio para reunirlos a todos y que José Luis les hablara y les contará su proyecto,  sus sueños y dar las gracias. 

En el último colegio nos acordamos y sacamos la bandera de  Baleares.
 
 

José Luis acabo su charla con la sorpresa del regalo de las bicis aunque creo que los niños no eran conscientes... hasta que empezamos a subirlos, los más pequeños ayudados por nosotros y los mas valientes,  a pesar de estar el sillín muy alto,  solos.
 
 

Al final foto de familia, una gran familia, que cada viaje de Jose Luís va creciendo. Con Camboya y Laos, rutas del silencio ya ha visitado 7 países. 
 
 
Nos despedimos de los niños,  salgo caminando reflexivo, una última mirada atrás y veo 3 niños mirando y tocando las bicicletas apapoyadas en la pared,  mis pensamientos van para Vicente de Bimont... antes de salir un abrazo con José Luis,  las emociones están a flor de piel,  el objeto del viaje está conseguido,  se acabó el proyecto 3 pedales compartiendo el silencio por Camboya y Laos. Un nuevo abrazo, esta vez entre los 3 cierra nuestra visita al colegio. 

Buenas noches, hoy nos vamos a dormir con el corazón contento 

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Día 30-Laos: Primer contacto con el colegio de niños sordos

Otra vez las 6 de la mañana,  pufff que sueño...ostras que hoy es domingo y no hay bicicleta, para el mañanaado...las 8 de la mañana,  mejor. 

Bajamos a por el desayuno, incluido en el precio de la habitación,  que alivio,  hoy podemos relajarnos en ese aspecto...

Hoy el desayuno 2 hermosos huevos fritos y pan para mojar,  de escándalo.

Comentamos la búsqueda del colegio esperanzados,  el recepcionista-dueño-camarero-director-etc nos confirma la dirección y nos lo pinta en un mapa. Genial. Tenemos suerte,  apenas 2km de nuestro hotel. 

En 20' llegamos aun centro de rehabilitación llamado COPE donde ayudan a las personas con amputaciones por las bombas de racimo no explotadas en la guerra. 

Mapa de las bombas lanzadas por EEUU


Habéis visto alguna vez una bomba racimo


En el centro se encargan de hacer las prótesis y talleres de trabajo para los afectados,  además de difundir la situación de miles de laosianos que se juegan la vida por conseguir el metal de las bombas.



Damos una vuelta por el complejo y vemos un grupo de niños sentados viendo la tv, nos extrañamos y José Luis más. ..hola?  Siiiiii, son ellos.... jose luis empieza a hablar con ellos y a intercambiar impresiones. Son unos 30 niños de edades dispares, aunque la mayoría son adolescente. Son los que viven muy lejos y se quedan a dormir. 

  

Al poco llegan 2 carrazos y empiezan a bajar cajas de comida y bebida. Una señora con un Louis Vitton es la anfitriona...todos los niños para el comedor, allí se juntan los niños sordos y un grupo de niños ciegos y  empiezan va repartir la comida,  pero la misma señora y sin soltar el bolso, le ayudan lo que parecen sus nietos con su lewis y sus Ray Ban en el cuello. 

Lo flipamos, nos invitan a comer pero declinamos la invitación por educación.  Seguimos charlando con los niños. Acaba la comida y del grupo de niños ciegos, cuatro se levantan y forman un grupo de música, uno la mesa de control,  otro al teclado y 2 cantan. Increíble,  precioso, los ciegos se manejan con precisión y cantan de fábula. 



Nos vamos con una sonrisa tonta en la cara no sin antes haber acordado con el profesor que volveremos mañana. Espero que tengamos suerte y la entrevista que tenemos con el director nos permita grabar, y así hacer una bonita fiesta para la entrega de las bicicletas.

Nos queda la tarde y la noche para descubrir Vientiane...pero eso será otra entrada...un extra quizás jajaja

Buenas noches!!!!