FRASES PARA MIMAR EL ALMA

LO QUE HOY ES TU META, MAÑANA SERÁ TU SALIDA.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Día 14-Camboya: visita al colegio de niños sordos

Salimos del S21 con el corazón en un puño por la historia contada por Chum Mey. Esta tarde tenemos la otra cara de la moneda, visitar un nuevo colegio de niños sordos.
 
Son las 2 de la tarde cuando llegamos al colegio acompañados por "Paco",  un camboyano muy amable que nos ha traído hasta aquí gracias a Salvador.
 
Primero una pequeña reunión con el director, pues quería conocernos y saber cual era nuestro propósito. En 5' nos acompaña a la primera clase, entramos y tanto la profesora como los niños nos miran extrañados, a los 5 segundos Jose Luís empieza a hablar en lenguaje de signos...a la profesora se le queda la boca abierta,  literal,  su expresión es de no dar crédito a lo que está viendo, los niños por su lado hacen aspavientos para que Jose Luis les mire y poder hablar con ellos...la magia,  como dice Julián ha empezado.
 
 
Una a una vamos visitando las clases y hablando con diferentes profesores,  de donde venimos,  a donde vamos, que hacemos en Camboya,  etc.
 
En el primer colegio que visitamos en Battambang hice bastantes fotos,  en este también hice pero me tomé más tiempo en observar como Jose Luís se comunicaba con los niños y los profesores. Como luego le he contado en el tuk-tuk de vuelta al hotel, verlo hablar con los niños es como una puesta en escena,  teatro,  un placer para la vista y el alma. Había visto antes hablar a José Luis con otros sordos,  pero al conocer los 2 el mismo lenguaje es diferente, aquí a cada palabra que descubre uno del otro es una sonrisa de los niños, estos muestran una cara de asombro increíble y le dan un codazo al compañero de al lado para contárselo, precioso.
 
Al terminar la visita entramos en el aula de los profesores y allí se monta una fiesta con José Luis como maestro de ceremonias. El centro tiene 10 profesores,  todos ellos sordos y unos 150 alumnos. 

 
 Aunque parezca mentira, Jose Luís es la primera persona sorda no Camboyana que visita el centro, y desde que está abierto han pasado más de 15 años, los profesores miran a Jose Luís con una mezcla de envidia y sorpresa, pero sobre todo de admiración, ven inpensable que una persona sorda pueda viajar por el mundo en bicicleta. En apenas una hora hemos creado un vínculo afectivo con los profesores y entre abrazos nos despedimos, Jose Luís se ha ganado su corazon, por siempre y se prometen comunicarse por facebook y mail, no dudo que lo harán.
 
 
Un día lleno de emociones... y mañana salimos a la aventura, recorreremos más de 130km en 2 días a traves de impresionantes caminos rurales bordeando el Mekong, dejaremos de lado las carreteras asfaltadas para llenarnos de polvo, sudor y cobijarnos en una casa Camboya... hasta mañana.

2 comentarios:

  1. Impresionante!! los pelos de punta!! así como lo cuentas lo de la entrada en la clase tuvo que ser brutal!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pau, la verdad que es impresionante.
    Ah, te estoy buscando una bolsa de patatillas que ponga Camboya, de momento las que he visto son importadas de vietnam. Un abrazo

    ResponderEliminar