FRASES PARA MIMAR EL ALMA

LO QUE HOY ES TU META, MAÑANA SERÁ TU SALIDA.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Día 15- Camboya: Phnom Penh-Oleng, 65km de aventura!

A pesar de que hemos quedado con Salvador y su mujer a las 9, el reloj biológico cumple a rajatabla su función y sobre las 6 me despierto.  Mira a mi lado y Julián y Jose Luís también lo están... nos cambiamos y a desayunar. 

El día de hoy promete,  tenemos 140km hasta kampong Chan para visitar el último de los colegios de niños sordos, pero esta vez no iremos por ninguna National Highway...Salvador nos ha preparado una ruta por un camino que discurre por el interior de los pueblos que salpican todo del rio Mekong.

Tanto Salvador como su mujer hacen de perfectos anfitriones y los primeros 15 km nos acompañan en moto.  Nos guían en nuestra salida de Phnom Penh por un camino hasta un barco para cruzar a la isla de la seda o Ko tat, pues en sus casas se teje seda. Hacemos 10km por caminos precisos, estrechos y tortuosos pero de una gran belleza.
 
 

Volvemos a cruzar en otro barquito y al salir del barco catacrack, partimos la cadena... media hora perdida y las manos más negras que el tizón...mala tarde...seguimos
 
 
 A los 2km encontramos nuestra carretera hacia el norte y se separaran nuestros caminos. Ellos vuelven a Phnom Penh mientras que nosotros seguiremos sus indicaciones par,a siguiendo el rio, hacer el máximo de km antes de que caiga la noche y ver donde nos coje.

Recorremos 15km más, siempre siguiendo el rio y paramos a comer en un pequeño pueblo. Una especie de fideos blancos y unas tortitas  que parecen leche frita, la cual se tiene que mojar en un bol con una mezcla que no sabemos que es pero que esta muy rico..hay!!! Quien me ha visto y quién me ve, lo siento mamá por esos berrinches por no quererme comer las lentejas
 

Julián hoy está algo desganado,  prefiere la piña a los fideos y las tortitas, aunque sonriente, que si o en casa se preocupan, jajaja, Tranquila Salomé que nos portamos muy bien con él.
 
 
El camino espectacular, y este aún era de gravilla.
 
 
Aquí también nos encontramos a los camboyanos transportando sus mercancías,  pero con medios más rústicos y propios de la Camboya más tradicional.
 
 
Cualquier oportunidad es buena para hacerse una foto!!!
 
 
Cada 5 o 6 km cruzamos diferentes puentes de hierro que nos ofrecen unas vistas increíbles. 
 
 
 
Tras 65km y al anochecer llegamos a Oleng, un pequeño pueblo, evidentemente no hay guest house, tras formarse un corrillo de Camboyanos al preguntar por si alguien nos podía alojar y dar de cenar, un buen hpmbre se ofrece, nos lleva a su casa, desde fuera impresiona, parece un chalet que están acabando de construir, al entrar una única y gran estancia, más bien creemos que será un restaurante en un futuro. Todo son atenciones y amabilidad, hay un matrimonio que deducimos que es el albañil, una mujer que hace la cena, un niño y nuestro protector. Pasamos un rato enseñándole fotos al niño, pensábamos que era el hijo, hasta que vino su padre de verdad y se lo llevo de allí con collejas, nos quedamos de piedra...la mujer tambiés se fue al final, muy raro todo, ah, y la radio en camboyano a tope de volumen.
 
De cenar, arroz con una sopa con pollo, pero creo que era un gallo, el más viejo del pueblo, estaba más duro que una piedra...el arroz con el caldito no estaba mal. La verdad que olía mejor de lo que al final fue, pero se agradece
 
  
Las 20:30 y a la cama improvisada, en el duro suelo y con la bolsa de la ropa sucia como almohada. Extrañamente, la radio sigue a tope, así como 1h más, imposible de dormir... y vuelta para el otro lado, como si esa baldosa fuera a estar más blanda....
 
Bona nit, intentaré publicar 2 entradas y ponerme al día que esta entrada corresponde al sábado y estamos a lunes.
 
El track de hoy: PINCHAR

2 comentarios:

  1. EEEEEEi compis, som en Miquel, com va ?? animos chicos una pasada, vos seguim, vos estam controlant i mirant les fotos es casi com si fossim per alla.... que Julian, por donde te porten aquets dos ?? anda que .. venga saludts

    ResponderEliminar
  2. Tranquilo Miquel. Lo estamos inflando a plátanos y arroz, que no hace más que ir al baño jajaja

    ResponderEliminar