FRASES PARA MIMAR EL ALMA

LO QUE HOY ES TU META, MAÑANA SERÁ TU SALIDA.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Día 22-Laos: Don Som-Pakse, bici más autostop.

Ya estamos en Laos,  los pocos km que hicimos ayer fueron de noche. Así que hoy salimos con ganas de ver que nos muestra Laos. A los 500 mts paramos en un pequeño supermarket que tiene de todo. Para desayunar nuestro yogurt líquido y unas magdalenas de chocolate con crema dentro. También cogemos unas tostadas saladas. 

El paisaje se ve diferente,  aquí es tiempo de recogida y el campo tiene tonalidades marrones, amarillas y doradas. Aunque hay una diferencia notable, el paisaje es muy bonito.
 
 
También nos percatamos de que a pesar de que siguen habiendo cabañas de madera,  también hay construcciones de ladrillo, pintadas de colores pasteles en su mayoría.
 
 
Tras  20km paramos para que Julián y Jose Luís hinchen sus ruedas. Muy amable le señor, gracias!!!
 
 
Estamos en Laos, y las palabras aprendidas en Camboyano no nos sirve. Dejamos el taller y mientras pedaleo voy escribiendo en el móvil como se dice aquí gracias... opta....... hostiazo... y al suelo...sin tiempo a reaccionar me encuentro a Jose Luís parado en el arcén con Julián para hacer unas fotos, he podido evitar chocar con Jose Luís, pero al esquivarlo mi alforja a tocado la suya y al suelo...Jose Luís con una cara de susto que te cagas y yo en el suelo son soltar el móvil jajaja, me levanto cuatro saltos de esos que quitan el dolor. Me reviso por encima y contusión en la rodilla, cadera y codo, nada grave, aunque luego por la noche al dormir si que lo notaba...en fin, seguimos, ya sabéis si conducís no uséis el móvil.
 
A pesar de la caída, la foto en el templo valió la pena
 
 
Al igual que en Camboya, en Laos la bicicleta también es el principal medio de transporte de los niños

 
Cada pocos km vemos los monolitos donde ponen las distancias a los diferentes pueblos...
uno de ellos es Vientiane, la capital de Laos y posiblemente nuestro destino final...mejor no miro lo km que nos faltan
 
 
Después de mirar ayer la ruta, teníamos 140km por delante. Haríamos la mitad hoy y la otra mitad mañana, pero eso es relativo, porque nunca coincide la mitad de los km con un pueblo. Esta vez teníamos que hacer 89 km hasta Phiafay, y 51 hasta Pakse, donde esta el colegio de niños sordos. Llevamos recorridos 60km, después de 4 tramos de 15 sin parar, así que ya toca volver a parar comer...pero nada, pasan los km y no vemos nada. Las caballas con sus neveras de Camboya han dejado paso a la desolación de Laos, no es extraño, pues teniendo en cuenta que Laos tiene  un tercio más de terreno, tiene sin embargo 6 millones menos de población, a los 68 km paramos en una casa con algo de bebida y unas estanterías con un poco de todo, patatillas, bebidas de 2L, galletas,etc... Comida...no, ....bueno, noodles instantáneos...joder, aquí también!!! nos enseña una olla con arroz...si, ok...pero de repente vemos que saca de la nevera. tomates, cebolla, cebollino, ajo..y echa en la sarten un revuelto de calamares y carne...joder que suerte!!! nos prepara un pedazo de plato de arroz con verduras, marisco y carne de quitarse el sombrero.  
 
Gracias señora..ah!!!, en Laosiano, Optae!!!
 
 
 Llevamos 3 días sin poder contactar con la familia y cuando llevamos 70km encontramos un pequeño pueblo donde vemos una tienda de móviles, entre otras cosas, paramos y para nuestra suerte además tienen wifi, mientras Julián compra una tarjeta de  y nosotros nos conectamos, el clima cambia de repente y en 2 minutos cae el diluvio universal...pufff que suerte. Son las 4 y no para de llover, pronto se hará de noche. Barajamos la opción de quedarnos a dormir en el pueblo pero no parece tarea fácil, ya nos han avisado que los Laosianos son un poco timadores. Probamos con pagar para que nos lleven hasta Phiafay, sólo nos quedan 19km, pero insisten en que allí no hay hotel, que el primer hotel está en Pakse, que son 70 km, que ellos nos llevan...por 100$...jajaja me parto, yo miro de conseguir cama en el pueblo y Julián y Jose Luís de para un coche que nos lleve...y conseguimos una todo-terreno pick-up que ni caída del cielo, perfecta para las bicis...nos montamos y para Pakse mientras sigue diluviando. Gracias al chino que nos recogía muy amablemente.
 
Paramos el coche a lo Pekin espress...
 
 
 
 
Llegamos a Pakse de noche y lloviendo, bajamos las bicis y buscamos un hotel. La ciudad parece grande pero la carretera principal está en obras y es un barrizal. Nos llenamos de barro hasta las orejas...pero al fin y al cabo estamos en Pakse y hemos ganado un día.
 
Buenas noches, mañana buscaremos el colegio para poder visitarlo el lunes.
 
Para el track: PINCHAR 

No hay comentarios:

Publicar un comentario